Advertisement

Trastorno neurológico relacionado con COVID-19 deja paralizado a bombero de Louisiana.

Rory Miller is battling complications from Covid-19.
Rory Miller is battling complications from Covid-19.(wvue)
Published: Jan. 22, 2021 at 5:48 PM CST
Email This Link
Share on Pinterest
Share on LinkedIn

Por Kimberly Curth | 21 de enero de 2021 a las 3:57 p.m. CST - Actualizado el 22 de enero a las 2:35 a.m.

NUEVA ORLEANS (WVUE) - El Jefe de Distrito del Departamento de Bomberos de la Parroquia de St. Bernard, Rory Miller, fue admitido en la clínica Ochsner North Shore a principios de este mes y ha estado luchando contra el COVID-19 y las complicaciones de la infección desde entonces.

Él ahora está paralizado desde la cintura hacia abajo. Miller dice que los médicos le diagnosticaron el síndrome de Guillain-Barré, que creen que fue provocado por COVID.

“Creo que esto es incluso peor que la batalla de COVID porque entré aquí, pero no voy a salir porque perdí las piernas, actualmente estoy paralizado”, dijo Miller.

Según los CDC, Guillain-Barré es un trastorno autoinmune y poco común que daña los nervios, lo que provoca debilidad muscular y, a veces, parálisis.

“Guillain-Barré ha sido relacionado a infecciones, por lo que no es sorprendente que la COVID, por ser una infección viral, desencadene o cause trastornos neurológicos como Guillain-Barré”, dijo la doctora Rima El-Abassi del Departamento de Neurología del centro hospitalario de LSU.

Aunque la doctora El-Abassi no está a cargo del tratamiento de Miller, ella asegura que el vínculo entre COVID-19 y Guillain-Barré ha sido bien documentado. Ella dice que los médicos también lo han detectado después de infecciones con el virus Zika.

“Se han reportado más y más investigaciones e informes de casos, por cientos de pacientes, donde se ha observado un vínculo entre COVID-19, el virus del SARS y Guillain-Barré”, dijo El-Abassi.

Si bien Guillain-Barré es una complicación más grave, El-Abassi dice que algunos pacientes están lidiando con otras formas de neuropatía o daño nervioso después de una infección por COVID-19, así como con síntomas persistentes como pérdida de memoria y depresión.

“Neurológicamente hablando, existen publicaciones documentadas de deficiencias cognitivas, deficiencias psicológicas y de memoria a largo plazo. Sabemos bien que la deficiencia del olfato y del gusto que se ha documentado dura meses y meses después de la infección”, dijo El-Abassi.

En cuanto a Miller, él sigue luchando para volver a caminar. Es una batalla que está decidido a ganar.

“Entiendo que a largo plazo volveré a caminar, si Dios quiere, y la cantidad de trabajo que tendré que hacer para llegar allí será una lucha psicológica y física a la que todavía tengo que enfrentarme”, dijo Miller.

Copyright 2021 WVUE. Todos los derechos reservados.

¿Ve un error de ortografía o gramática en nuestra historia? Haga clic aquí para informarlo. Incluya el título de la historia.